El cliente suministra una pieza al taller… ¿qué responsabilidad tenemos como profesionales

El cliente suministra una pieza al taller… ¿qué responsabilidad tenemos como profesionales

A veces ocurre que es el propio automovilista, el cliente del taller, el que trae la pieza que quiere cambiar en su vehículo. En esta situación, las reticencias del taller son lógicas… y es que, ¿qué hacer si pasados unos meses ese recambio resulta defectuoso? ¿Hasta dónde llegará la responsabilidad del taller si éste la instaló correctamente?

Nuestro consejo desde Ganvam, es dejar bien claro al cliente desde el primer momento que en caso de adquirir una pieza en una empresa distinta, por ejemplo, en centros comerciales, desguaces o en otro taller, el taller que la instala solo garantizará su mano de obra, por lo que si ha hecho bien su trabajo no tendrá responsabilidad alguna.

Así, la posible garantía respecto de la pieza defectuosa deberá exigirla el cliente al vendedor, que es quien tendrá que hacerse cargo de repararla o darle una nueva. Todo ello, por supuesto, sin perjuicio de que el recambio pueda tener además una garantía de fábrica, que el comprador podrá exigir directamente del fabricante.

Después, la mano de obra que se necesite para volver a instalarla será ya elección del cliente que, llegado el caso, podrá reclamarla como indemnización de daños y perjuicios al vendedor de la pieza.

Ver enlace: El blog de Ganvam

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Más información